7 dic. 2016

¿Cómo funcionan las Fastcards para aprender idiomas?


Aprender un idioma en el mínimo tiempo


Todos podemos aprender un idioma de forma rápida. Lo único que debemos hacer es elegir el método correcto. Actualmente, el método que está dando buenos resultados es el estudio de idiomas mediante “fastcards".

Las fastcards son tarjetas didácticas o de memoria, la cuales, contienen imagen y texto. Este método trata de la memorización de vocabulario y frases a través de la repetición y la asociación.

El cerebro es una masa de 100.000 millones de células nerviosas combinadas. Las células se comunican entre sí para mandarse impulsos eléctricos. Podemos decir que cada impulso es un pequeño fragmento de la memoria.

Cuando oímos una nueva palabra, nuestros oídos convierten el sonido en impulsos eléctricos. El cerebro puede aprender porque las conexiones de las células cerebrales no son permanentes. El cerebro se reconecta a sí mismo.

Las células nerviosas envían axones que forman nuevas conexiones. Las células se encuentran en una sinapsis, que son las sustancias químicas que salvan el espacio para permitir que el impulso continúe la cadena.

Las nuevas conexiones forman un patrón, una nueva memoria. Aprendemos haciendo nuevas conexiones entre las células cerebrales y luego reforzándolas mediante repetición. Cuanto más intenso es el reforzamiento, es más probable que la memoria se fije (Fuente: National Geographic. Documental: “Viaje al interior del cuerpo humano”).

El método con fastcards ayuda a las nuevas conexiones, ya que se basan en la repetición. Aprender con este método es muy sencillo, solo hay que ir memorizando de forma consciente las distintas fastcards, y esto lo conseguiremos mediante la repetición de las distintas tarjetas y la asociación del texto e imagen que en ellas aparece.

Además de la utilización de fastcards, no hay que olvidar que debemos reforzar el aprendizaje de idiomas con otras herramientas como la visualización de películas o series en VO, la escritura, lectura y la escucha activa de la radio o de nuestras canciones preferidas.