9 feb. 2017

Aprende un nuevo idioma sin aburrirte

estudiar idiomas


A la hora de embarcarte en la emocionante aventura aprender un nuevo idioma, hay ciertas cuestiones que te conviene tener en cuenta para que este proceso sea los más corto y efectivo posible.

Entonces si comenzaste a tomar clases de lengua extranjera y tienes la necesidad de acelerar los tiempos de aprendizaje, es recomendable que acompañes el proceso con estos tips:

- Consigue tu novela favorita en el nuevo idioma y léela en voz alta. Destaca las frases que llamen tu atención y compáralas con aquellas escritas en tu lengua madre. Si el texto está impreso, ¡está permitido usar resaltador!

- Cada vez que tengas la posibilidad, lee detenidamente etiquetas de productos, alimentos, perfumes, manuales de uso de algún dispositivo y todo lo que encuentres que esté en ese idioma. Trata de memorizar palabras y frases, y luego escríbelas en un papel. De esa manera tu cerebro fijará cada palabra.

- A través de tus redes sociales, localiza gente que hable esa lengua en forma nativa y cada vez que puedas, conversa con ellos. Cuéntales sobre tus gustos, preferencias musicales y todo lo que te entusiasme compartir. Además de incorporar tus conocimientos, aprenderás rápidamente formas idiomáticas coloquiales. ¡Por otro lado, tendrás amigos a los que visitar cuando viajes al extranjero!

- Mira películas sin subtítulos. Para comenzar y que la tarea sea más fácil, en una primera instancia puedes elegir aquellos films que ya hayas visto subtitulados o en tu propio idioma. Luego, podrás animarte a ver títulos desconocidos hasta el momento. ¡Este truco entrenará tu oído y entenderás más de lo que imaginas!

- Descárgate a tu móvil una lista musical de temas que estén en el nuevo idioma y escúchala camino al trabajo o mientras entrenes. Tu cerebro estará “grabando” todos esos sonidos independientemente de si estás o no prestándole atención a la canción.

- Por último y solo si te animas, inscríbete en alguna red de viajeros y recibe en tu hogar nativos del idioma. Sé un buen anfitrión y llévalos a conocer tu ciudad, los lugares de moda, los museos y los monumentos. Cuéntales sobre tus costumbres, sobre tu rutina y tus preferencias, ¡pero siempre en el nuevo idioma!

- Realiza algún curso de Fastcards. En estos cursos se aprende por asociación y repetición. Un buen ejemplo es el de Método Tapscott.